TEORIA DEL ESTADO

TEORIA DEL ESTADO

Formas de gobierno

El gobierno es un elemento del Estado. Se caracteriza por dos supuestos intervinculados
- estático: consiste en la estructura de los tres órganos.
- dinámico: referido al ejercicio de esa estructura, a la acción de los tres órganos.
El gobierno es un emprendimiento de un grupo humano elegido por el pueblo, cuyos fines son guardar el orden, promoverlo para que ese orden social sea factible en la comunidad.[1]
Es la manifestación de la organización política de la Nación.
Los órganos carecen de
personalidad jurídica propia (por lo que no pueden ser demandados ni demandar; una demanda debe ser incoada contra el Estado de que se trate y no contra los órganos que integran esa estructura.[2]
- Coactividad: es la facultad potencial de que está dotado el gobierno para emplear la fuerza legítima que acompaña al Derecho para hacer exigibles sus obligaciones y eficaces sus preceptos. Coacción es la posibilidad de ejercer esa fuerza.
- Coerción: es la conversión en acto de esa
potencia coactiva.
La diferencia entre los estados consiste en la diferencia entre los soberanos, o entre las personas representativas de todos y cada uno de los componentes del pueblo. Y como la soberanía esta, o en un hombre, o una asamblea de mas de uno, asamblea en la que, o bien todo hombre tiene derecho a entrar, o bien únicamente ciertos individuos que se distinguen de los demás, resulta manifiesto que solo pueden haber tres tipos de estado. Pues el representante tiene que ser, o un solo hombre, o mas de uno; y si es mas de uno, será, o una asamblea de todos, o solo de una parte.

Tipos de forma de gobierno

Cuando el representante es un solo hombre, el Estado es una MONARQUIA; cuando es una asamblea de todos cuantos quieren unirse, es una DEMOCRACIA o un estado popular; cuando el representante es una asamblea de solo unos pocos, el Estado se llama entonces una ARISTOCRACIA. No puede haber ningún tipo mas de estado, pues ha de ser siempre uno, o mas de uno, o todos, los que tengan el poder soberano, el cual es entero e indivisible.

En las historias y libros de política aparecen otros nombres de gobierno, como la tiranía y oligarquía; pero no son normas de nuevas formas de gobierno, sino de las mismas cuando son detestadas. Quienes no están contentos bajo una monarquía, la llaman tiranía, y quienes están descontentos con la aristocracia la llaman oligarquía. Asimismo, quienes se encuentran descontentos bajo una democracia, la llaman anarquía, que significa falta de gobierno. Pero ningún hombre cree que la falta de gobierno es una nueva forma de gobierno; y, por la misma razón, no deberían creer que el gobierno es de un tipo cuando les resulta grato, y de otro cuando les disgusta o cuando están oprimidos por los gobernantes.
[3]

Es evidente que los hombres que se hallan en absoluta libertad pueden, si lo desean, dar autoridad a un hombre para que los represente a todos, o pueden también dar esa autoridad a cualquier asamblea de hombres; y consecuentemente, pueden sujetarse, si les parece conveniente, a un monarca, de manera tan absoluta como a cualquier otro representante. Por lo tanto, allí donde un poder soberano ha sido ya erigido, no puede haber otro representante del mismo pueblo, a menos que se solamente para fines particulares, acotados por el soberano. Pues si se erigieran dos soberanos, y cada hombre tuviera su persona representada por dos actores, uno opuesto al otro, seria necesario dividir el poder, lo cual, si los hombres quieren vivir en paz, es imposible, pues ello llevaría a las multitudes a una situación de guerra, que es contraria al fin para el cual se instituye la soberanía. Es inexplicable que en una monarquía en la que quien disfrutaba de la soberanía por una descendencia de seiscientos años era llamado soberano, tenia el titulo de Majestad, recibía este titulo de todos y cada unos de sus súbditos y era aceptado por ellos, sin discusión, como su rey, no fuera, sin embargo, considerado como representante suyo; y que esa representación fuese atribuida, sin que nadie lo contradijese, a aquellos hombres que por mandato del rey habían sido enviados por el pueblo para presentar sus peticiones y para darle al rey, si este lo permitía, su consejo. Eso puede servir de advertencia para que quienes son los verdaderos y absolutos representantes de un pueblo instruyan a los hombres acerca de la naturaleza de ese cargo y les adviertan de que cuando, por razón de una circunstancia cualquiera, admiten otra representación general, lo hagan sin renunciar a la confianza que se ha depositado en ellos.
v Clasificación clásica
Según Aristóteles, las formas de gobierno pueden ser:
Puras:
o Monarquía
o Aristocracia
o Democracia:
§ pura
§ representativa
§ mixta
Impuras:
o Tiranía: defensa de un interés propio
o Oligarquía:
grupos que gobiernan para sí
o Demagogia: tutela sólo en interés de un núcleo de la población.
Para
Rousseau:
· Democracia
· Aristocracia
· Monarquía.
Para
Kant:
· Autocracia
· Aristocracia
· Democracia
v Clasificación moderna
Según Jellinek, las formas de gobierno básicas y sus variedades son:
Monarquía: Forma de gobierno en que la soberanía es ejercida por una persona, que la recibe con carácter vitalicio y hereditario.
o Absoluta:
§ Hereditaria
§ Electiva
§ Por conquista militar
o Limitada:
§ De clases
§ Constitucional
§ Parlamentaria.
República: Sistema de gobierno en que el poder reside en el pueblo, personificado por un jefe supremo llamado presidente.
o Aristocrática
o Oligárquica
o Democrática:
§ Antigua y moderna
§ Directa o indirecta.
Según Lowenstein:
Autocracia: Forma de gobierno en la que la titularidad y ejercicio del poder recaen en una o pocas personas, quien o quienes lo utilizan a voluntad, o bien conforme a normas que ellas mismas han elaborado (
monarquía, aristocracia, dictadura, tiranía).
Democracia: Forma de gobierno en a que el pueblo es titular del poder o capacidad de mando. y sus modalidades
[4]
Diferencia entre los tipos de estado
La diferencia entre estos tres tipos de Estado no radica en una diferencia de poder, sino en la diferencia de conveniencia o aptitud para producir la paz y seguridad del pueblo, fin para el que los Estados fueron instituidos. Para comparar la monarquía con los otros dos tipos, podemos observar, primero, que quienquiera que sea el que represente la persona del pueblo o forme parte de la asamblea que lo representa, asume también su propia representación natural. Y aunque se cuide, en cuanto persona política, de promover el interés de la comunidad, mas se cuida, o no menos, de procurar su propio bien el de su familia, parientes y amigos. Y, por lo común, si acontece que el interés público esta en conflicto con su interés privado, preferirá procurar este último, pues las pasiones de los hombres tienen generalmente mas fuerza que su razón. De esto se sigue que allí donde el interés publico y el privado están más unidos, mas avanzado se encuentra el publico. Ahora bien, en la monarquía el interés privado es el mismo que el público. Las riquezas, el poder y el honor de un monarca surgen, exclusivamente, de las riquezas, la fuerza y la reputación de sus súbditos. Pues no hay rey que pueda ser rico, ni glorioso, ni seguro, si sus súbditos son pobres, o despreciables, o demasiado débiles para sostener una guerra contra sus enemigos. Sin embargo, en una democracia o en una aristocracia, la prosperidad pública no va tan unida a la fortuna privada de quien es un hombre corrompido o ambicioso, como lo hace muchas veces un consejo malvado, una acción traicionera o una guerra civil.
[5]

Comentario

Para realizar este análisis sobre el tema expuesto, me formule la siguiente pregunta: ¿Cuál es la mejor forma de gobierno?, pero me di cuenta que esta pregunta está mal planteada porque si busco "la mejor forma" en abstracto y sólo como idea, la respuesta no será la democracia. En el terreno de lo ideal, es mejor ser gobernado por una sola persona de completa justicia y sabiduría (una monarquía) o por un consejo con las personas mejor preparadas, más justas y más sabias (una aristocracia) que por todos los ciudadanos de un país, porque es imposible lograr que se pongan de acuerdo sobre todas las decisiones que hay que tomar y también es imposible que todos sean educados o justos, así como también al ser "la mayoría la que manda", esta mayoría generalmente conduce al gobierno por el pueblo, la cual degenera en anarquía y la anarquía es seguida por la tiranía.
Lo verdaderamente interesante es que el consenso sobre la democracia como forma de gobierno adecuada es reciente y surgió en países donde ya estaba funcionando.
Por lo que decidí cambiar la pregunta por ¿la democracia es la mejor forma de gobierno para el país donde vivo?
Y entonces, si te pones a investigar, darás con respuestas más interesantes. En Perú, la gente no esta acostumbrada a valerse por sí misma. Si le daban oportunidad de escoger el destino de la nación, sólo tomarían decisiones erróneas. Entonces las decisiones debían dejarse en manos de los más preparados y de quienes ya tenían experiencia gobernando: los privilegiados que por serlo eran los más educados.
Lo que importa es que, el gobierno este conformado, por gente de honor, eso que no hay mucho en estos días, por lo menos que no se ve con facilidad.
Los hombres de honor son aquellos que no se doblegan por chantajes materiales, para ellos el objetivo es el de velar por los conciudadanos que confiaron en ellos.
En pocas palabras hombres de palabra. Hombres de espíritus imbatibles, eso es lo que se necesita hombres de trabajo, hombres de valor, hombres de honor.

Bibliografía

v Del estado, causas generación y definición de un Estado
v Del Estado, Tipos del Estado por Institución
v http://www.alipso.com/monografias/dif_entre_reformas_de_/
v Hobbes, Thomas, El Leviatan
[1] es.wikipedia.org/
[2] Del estado, causas generación y definición de un Estado
[3] Del Estado, Tipos del Estado por Institución
[4] http://www.alipso.com/monografias/dif_entre_reformas_de_/
[5] Hobbes, Thomas, El Leviatan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada